Tábara y Carbajales encabezan el censo del vacuno alistano-sanabrés con 3.465 reses


Las familias Puente Boya y Fuentes Gervás atesoran la mayoría de las novillas de la raza autóctona

18/11/2018


Chany Sebastián 18.11.2018 | 01:28

Carbajales de Alba y Tábara, al pie de las sierras de La Culebra y Cantadores, respectivamente, se han convertido en el último reducto de la raza autóctona de vacuno alistana-sanabresa gracias a la iniciativa de las familias Fuentes Gervás y Puente Boya, cuyos patriarcas fueron dos de las personas que más apostaron por la pura sangre del oeste zamorano en un momento en el que la decadencia de la agricultura y la ganadería tradicional mermó el censo del vacuno propio de Aliste, Tábara, Alba, La Carballeda y Sanabria hasta entrar en peligro de extinción, terminando con un periodo de siglos y siglos en los que las vacas eran un activo imprescindibles en estas tierras como animal de cría y de trabajo.

La mayoría de las ganaderías de esta raza ahora sobreviven gracias a la ayuda del sector público. La Diputación de Zamora ha concedido en 2018 un total de 126.975,27 euros en subvenciones destinadas al fomento de sistemas de producción de las razas de vacuno alistana-sanabresa y sayaguesa y la raza caprina "Agrupación de las Mesetas".


La alistana-sanabresa se reafirma como la "reina" del vacuno de pura sangre zamorano con 1.527 reses que reciben ayuda: 88.483,15 euros. En total se cuenta con 957 vacas nodrizas (madres) que reciben 49.668,30 euros y 535 novillas por las que se perciben 35.700,55 euros. Los sementales son 35 con 3.114 euros en ayudas oficiales.

Las novillas suman actualmente ya tercio del total y abren una puerta a la esperanza para el recambio generacional del vacuno y el futuro de la raza, se trata de reses de entre 6 y 24 meses nacidas a lo largo de 2016 y el primer semestre de 2017. Solo entre Tábara y Carbajales suman 215 novillas.

Oscar Puente Cabrerizo de Tábara es uno de los ganaderos con más reses de pura sangre, 224, de las cuales unas 154 son madres, 67 novillas y tres toros. Su padre, Justo Puente Boya, antaño uno de los mayores criadores de esta raza, cuenta con solo una novilla. También la villa Mari Paz Crespo Martín cuenta con otras 126.

En Carbajales de Alba se han reconocido 111 vacas nodrizas, 94 novillas y 2 toros. El carbajalino Roberto Fuentes Gervás, presidente de la Indicación Geográfica Protegida "Ternera de Aliste", es el otro gran ganadero por número de reses de la alistana-sanabresa y el que más apuesta por el futuro del sector con 72 novillas, vacas nodrizas tiene 84 y toros dos. Su hermano Giovanni tiene 27 vacas y 22 novillas, con lo cual suman 94 novillas y alrededor de 360 reses.

El tercero del ranking es Baldomero Sanpedro Cerviño con 144 reses, la cuarta María Paz Crespo, el quinto Miguel Ángel Primo Hedroso, de Requejo con 118, y el sexto Alberto Hernández Heras de Andavías con 96 animales.

La alistana-sanabresa fue considerada como única raza al publicarse el Catálogo de Razas Autóctonas de España en 1981, lo cual llevó a la publicación de su Libro Genealógico en el mes de octubre de 1988: acaba de cumplir pues los 20 años. Declarada en peligro de extinción desde el 2008 y la Asociación Española de Criadores de Alistana-Sanabresa (Aecas) fue fundada en 1995. Aecas cifra el censo actual en 3.465 animales distribuidos en medio centenar de explotaciones, el 90% en la provincia de Zamora. Fuera de Castilla y León solamente hay una explotación en Guipúzcoa. A las ayudas de la Diputación de Zamora se han acogido 26 ganaderías de las 50 existentes.

En la raza autóctona de vacuno sayaguesa, otra de las joyas morfológicas zamoranas, se han beneficiado solamente once ganaderos que poseen 604 reses de pura sangre: de ellas 356 vacas nodrizas, 227 novillas y 21 toros. En total las ayudas de la Diputación de Zamora han sumado 35.492,69 euros.

En la sayaguesa el mayor ganadero es Julio Pordomingo Santos con 162 reses, seguido de Antonio Domínguez Hernández con 75, José Vicente Martín Martín con 49 y Andrés Segurado Rosón con 48.

Dado que el presupuesto económico para las ayudas de la Diputación de Zamora era de 127.000 euros (124.000 para el vacuno y 3.000 para el caprino), una vez oficializado el número con derechos el reparto dinerario dejó las subvenciones en 51,90 euros por vaca parida, 66,73 por novilla y 88,98 por cada toro. Cada ejemplar de caprino se lleva una subvención de 4,83 euros. Se habían establecido previamente unos topes de 70 euros por vaca parida, 120 por toro, 90 por novilla y 7 por cabra: al subir el número de reses obviamente bajó el porcentaje de las ayudas por cada res.

Las ayudas de la Diputación de Zamora están siendo vitales a la hora de favorecer el asentamiento de nuevas ganaderías y el mantenimiento de las existentes, pues el apoyo está orientado a la consecución de una producción ganadera sostenible y respetuosa con el medio ambiente procurando unas condiciones adecuadas de higiene y bienestar animal, fomentando la conservación y mejora de las tres razas de pura sangre: alistana-aanabresa y sayaguesa en vacuno y Agrupación de las Mesetas en caprino.

En vacuno destaca la existencia de 53 toros sementales subvencionados (21 en sayaguesa 35 en alistana-sanabresa) con más de 15 meses, nacidos siempre antes del mes de octubre de 2016.

La Opinión de Zamora

  A.E.C.A.S.  C/ Regimiento de Toledo, 2 (local)  49011 (Zamora)  980 52 06 19  alistanasanabresa@gmail.com