La Alistana-Sanabresa se rebela contra los planteamientos del CAP


«Decepcionados» Los criadores reclaman flexibilidad a Bruselas para que tenga en cuenta las «características» de cada país /El sector, «afortunadamente», cuenta con relevo generacional



Los requisitos estandarizados que la Unión Europea plantea en el Coeficiente de Admisibilidad de Pastos (CAP) afectan de pleno a la raza bovina Alistana-Sanabresa. De nada sirve que la cabaña ganadera haya aumentado durante los últimos años tras el periodo «sin ayudas» que puso en jaque su supervivencia. La situación continúa siendo «delicada» porque Bruselas actúa «como si todos los países tuvieran las mismas circunstancias, las mismas características y la misma geografía». Sin embargo, «a nosotros no nos pueden comparar con una pradera irlandesa», apunta Manuela Peláez, directora técnica de la Asociación Española de Criadores de Ganado Selecto de Raza Alistana-Sanabresa (AECAS).

Pese al apoyo expreso de todos los grupos políticos en las Cortes de Castilla y León para mantener la cabaña y promover nuevas incorporaciones, los ganaderos se sienten «un poco decepcionados» porque el punto que defendía la necesidad de que el Gobierno central aborde el «inconveniente» del CAP ante Bruselas se encuentra en stand by a expensas de su «resolución». Aún así, los criadores regionales no tiran la toalla y seguirán «peleando», máxime cuando estos animales «generan beneficios medioambientales que también deberían tenerse en cuenta».

Peláez está convencida de que «si la situación no mejora muchos ganaderos abandonarán la raza». No solo por el CAP, sino también por las ayudas del último quinquenio debido al descarte de quienes se incorporaron o pretendían inscribirse a posteriori. Por lo tanto,«si estos animales no se pueden vender tampoco tiene mucho sentido aumentar los censos». En cualquier caso, valora de forma positiva las subvenciones aprobadas por la Junta y la Diputación de Zamora para «paliar un poco la diferencia de ingresos entre los ganaderos cuando mantienen este tipo de razas».

«Afortunadamente», la Alistana-Sanabresa cuenta con relevo generacional en la Comunidad. De hecho, su situación en este sentido es «bastante buena en comparación con otras asociaciones» que promueven el mantenimiento de razas autóctonas. Entre los nuevos ‘fichajes’ se encuentra Iván Rodríguez, un joven aparejador burgalés que en 2014 dio un «cambio radical» a su vida al montar su propia explotación en Campolara, la única de la provincia con un censo actual de 47 hembras y un semental.

Lo suyo no viene de familia, aunque la ganadería vacuna le ha gustado «desde siempre» y le dolía ver cómo su pueblo llevaba «20 años sin ganado». ¿Por qué la Alistana-Sanabresa?Básicamente porque «quiero hacer una carne de calidad». Puede que esta raza ofrezca «poco volumen de carne», pero sabe que su ternura y jugosidad le ayudarán a marcar la diferencia.

Más allá de los sellos de calidad, lo que Rodríguez desearía es un profundo cambio en la comercialización del producto para que sean los propios ganaderos quienes vendan «directamente» su carne. Peláez, por su parte, también aprecia «dificultad» a la hora de distribuir el producto, aunque por «suerte» los criadores «siguen empeñados en mantener la raza».

En cuanto al CAP, Rodríguez considera que el Ejecutivo autonómico «puede hacer más». Se lo dijo en persona al director general de Política Agraria Comunitaria, Pedro Medina, y se reafirma al subrayar que «la Junta aplicó un coeficiente de admisibilidad del 50% a toda Castilla y León y además evitó que se pudiesen apuntar pastos los agricultores, lo cual no tiene ningún sentido».

Mundo Agrario. Diario de Valladolid

  A.E.C.A.S.  C/ Regimiento de Toledo, 2 (local)  49011 (Zamora)  980 52 06 19  alistanasanabresa@gmail.com